junio 24, 2014

Hablo de ellos


El Tímido.
Parecerá todo un enigma. Apenas será capaz de mirarte a la cara y hablará con monosílabos. No se dejará llevar por sus impulsos al principio. Si quiere tener algo contigo, te soltará cuando menos lo esperes unas palabras que haya planeado a solas pensando en ti. Si te gusta prepárate: El chico que apenas hablaba y tenías que sacarle las palabras, mientras no dejaban de pasar silencios, cuando menos lo esperes te sorprenderá contándote su vida y no dejándote hablar. Expresar su cariño será igual. Pasará de no mirarte a los ojos a no dejártelos abrir.
El Inseguro.
Es el típico chico que de niño ha tenido sobrepeso o aparato de dientes o simplemente era el más bajito de su clase y no ha asumido que ese tiempo ya pasó o que te gusta así, como es. ¿ Te imaginas a un chico preguntándote si está gordo?. Lo hará, pero si consigues decirle con seguridad que está perfecto, te mirará y sabrás que esa noche ¡si!. Necesita a una chica segura, que le guste a sus amigos o serás como parte de otro de sus defectos. Cuando consiga superar sus complejos tendrá un efecto rebote. Se sentirá como el cisne del cuento. Debes de tener cuidado porque si siente que no estas a la altura te dejará.
El Vecino.
Se ha pasado toda la vida diciendo que cuando seáis mayores seréis novios. Tú nunca lo tomaste en serio pero se ha convertido en un hombre muy atractivo. Te conoce de toda la vida, te ha visto florecer el cuerpo, aunque realmente sois dos extraños. Vivís cerca sí, pero además de haber compartido juegos de niños, puede que no hayas mantenido una conversación con él, más allá del “beso, verdad o consentimiento”.  En realidad te tiene idealizada. Aun así te espera y quiere una oportunidad. Si te gusta será una historia nueva y entonces de verdad os conoceréis.
El Amigo.
Sabes toda su vida y el la tuya. Es atractivo incluso guapo, más que muchos chicos con los que has salido. Es buena persona, responsable, pero nunca te has sentido atraída por él. Hasta que un día de repente ocurre. Debes estar segura. Si comienzas una relación con él y rompéis probablemente lo perderás para siempre. Echarás  de menos sobre todo al amigo, pero si no quieres dar el paso por no perder al amigo te arriesgas a perder quizá a la mejor pareja que puedas tener. Además cuando tenga pareja,¿ Crees que tendréis la misma relación?.
El Superficial.
Don Perfecto vive en un mundo perfecto y necesita a Doña Perfecta en él. No esperes conversaciones transcendentales, pero si los formulismo de cada paso en la relación, sabiendo que te quiere. Incluso si te enfadas deberás guardar las formas para no dejarlo en ridículo delante de sus amigos y que los demás vean que estás enfadada con él. Si te compensa verle siempre impecable y hasta te hace gracia que no sólo se preocupe de su físico, si no del tuyo o seas igual que él; todo será perfecto en un mundo de paz y color.
El Intelectual.
Cuando hables con él parecerá que estás consultando una enciclopedia. Te dirá lo que piensa de las cosas y te contará todos los detalles que conozca del tema que habléis, pero no te exigirá lo mismo. Se conformará con que no le aburras. Si te gusta te costará saber si le gustas o eres una amiga. Hasta que un día de repente te dirá claramente lo que siente, pues lo habrá planeado: La hora, el sitio, la forma. Sabrá como tratarte, que te gusta y por supuesto no se olvidará de la fechas de tu cumpleaños o aniversarios, pues no dejará nada al azar.
El Padre.
Si eres insegura será perfecto para ti. Te controlará como hablas, lo que piensas, la ropa, incluso te aconsejará como debes de maquillarte…Llegarás a preguntarte por qué esta contigo. Si cree que no es la correcta querrá modificarte en lo que piensa que es como debe ser una mujer y puede que lo consiga. No dejará de darte órdenes, pero si salen mal las cosas tendrás a quién echarle la culpa. También será protector, presumirá de ti con sus amigos y cuando estéis solos te halagará porque al compararte con el resto de las mujeres para él serás la mejor.
El Hijo
Te dejará ser la que tomes las riendas de la relación. En realidad es trozo de pan que confía plenamente en ti y no se complica la vida tomando decisiones. Accederá a todas tus órdenes o caprichos, pero cuando algo no le guste habrás topado con un muro. No podrás razonar con él. Dirá a todo que sí hasta que diga que no. Así que tendrás que apañártelas para que parezca que el también toma decisiones y sibilinamente hacer que lo verdaderamente importante parezca que lo ha dicho él y no tendrás que discutirlo o ser la culpable de todas las malas decisiones.
El Peligroso.
Esta tonteando con cosas perjudiciales o malos hábitos, pero crees que es buena persona el fondo. Aquí sólo hay un problema: Que te arrastre. Si consigues que abrirle los ojos y que deje sus problemas, bien, si no no te arriesgues o puedes acabar muy mal. Ponte un plazo si en ese tiempo no has conseguido que modifique su comportamiento déjalo. Recuerda te dolerá un tiempo, pero sólo un tiempo. Si entras en su mundo puedes desperdiciar tu vida entera que es lo más importante que posees.
El Redimido.
Te habla de sin recato de sus problemas del pasado en la primera de vuestras conversaciones. Ya sea tema sustancias o mal comportamiento y tú te quedas ojiplática. Por el contrario su comportamiento contigo es ejemplar y la vida que lleva es ordenada. Tranquila lo hace por que lo tiene superado. Sea el problema que fuese es pasado. Dale un tiempo, si ves que es verdad y no un espejismo que los prejuicios no te hagan perder la que quizá sea lo que llevas esperando toda la vida.
El Mujeriego.
Sí, es guapo, tiene un físico espectacular. Lo sabes tú y las 10 chicas más que tiene alrededor. Ten siempre algo presente, los guapos también se enamoran y la afortunada puedes ser tú. Intenta aprovechar el poco tiempo que puedas hablar con él y te pueda conocer. Si lo consigues no deberás ser celosa o por lo menos que no se note y que no te duela. Tendrá posibilidad de serte infiel. Esto conlleva saber decir  que no y lo tiene que aprender solito. Si lo hace es que no está preparado todavía para tener una relación estable.
El Camaleón.
No llego a entender si realmente no tiene una personalidad consolidada o cuando se enamora necesita complementar a su pareja en todos los sentidos. Es fácil de reconocer si sale con una chica pija será pijo, si le gusta una chica gótica será gótico así sucesivamente. Hasta ahí realmente no hay problema, pero si tienes una relación con una persona así necesitas saber quién es, no quién quiere ser. Lo ideal es que intentarais descubrir juntos quien se esconde debajo de cada disfraz y si realmente te gusta, lo habrás encontrado.
 hablo_de_ellos
junio 18, 2014

La importancia del momento

  Pronto será el tiempo en que partiste. No recuerdo bien si fue ayer, hace un año o veinte. Sólo sé que tu recuerdo permanece en mi y me hace daño. No por ti, que fuiste mi apoyo cuando más lo necesitaba. Jugando a que éramos mayores me acompañabas de la mano a la aventura que se adelantó un par de capítulos en mi vida. Compartiendo varios fragmentos que se quedaron guardados en el cajón de mi memoria hasta que yo desaparezca. No era consciente de la importancia del momento, ni de la tuya, ni tan siquiera de la mía. Nunca nadie sabrá lo suficiente lo que me alegro de ir contra corriente. Hay personas tan pobres de espíritu que eligen a los amigos como cuadros que adorar en la pared. Perdiéndose entre clones de ellos mismos sin encontrar nunca le realidad de lo que verdaderamente importa en esta vida, que es sólo y exclusivamente vivirla. Decidí compartirla contigo y me regalaste tu compañía. Te fuiste demasiado pronto. Recuerdo cuando me reprochabas que había que casarse y tener hijos y que la vida que yo pensaba era una locura. Cómo era posible que una mujer quisiera estudiar, trabajar y no casarse ni tener hijos… Tenías razón mi vida se convirtió en una locura. ¿Cuándo vas ha dejar de dolerme?. Ya se que tú no tienes la culpa, pero como puedo cantar si no estás tú para escucharme. Un día llegará el momento en que te recuerde con una sonrisa. Llegará pronto. Lo sé, está cerca. Va a suceder lo presiento. Entonces seré libre porque ese día asumiré que te fuiste como un día también me iré yo… 
1622158_539254099525175_2123678792_n

Newsletter